que-es-el-zumbido-en-el-oido

El zumbido en el oído

¿Qué es el zumbido en el oído?

El zumbido en el oído es una percepción de ruidos que no se están produciendo en el entorno inmediato ni en el lejano y que suenen como un zumbido, reverberantes y permanentes, como el vuelo de una abeja o mosca o el ruido que produce un altavoz mal ecualizado.

Son ruidos que nosotros mismos escuchamos, a menudo en un oído o en los dos, o incluso en la cabeza, pero que nadie los produce ni los escucha, es decir, los creamos en nuestro interior.

Esta percepción se denomina acúfeno, y el zumbido es una de las múltiples formas en las que se presenta. Si escuchas pitidos, golpes metálicos o chorros de agua también estaríamos hablando de la misma patología.

Por increíble que parezca, los acúfenos los sufre hasta un 17% de la población, siendo el zumbido y el pitido los sonidos más escuchados.

Tipos de zumbido en el oído

Existen dos tipos de zumbido en el oído:

  • Zumbido en el oído objetivo: Los escuchamos porque algo en nuestro organismo los produce. Pueden ser por:
    • Enfermedades neurológicas.
    • Anomalías vasculares: hipertensión arterial, fístulas arteriovenosas, estrechamiento de las arterias, tumores…
    • Disfunciones del aparato auditivo interno: Son los motivos más habituales. Problemas en la trompa de
    • Eustaquio, espasmos musculares al tensar el tímpano…
  • Zumbido en el oído subjetivo: Son sonidos que realmente no existen, que no los ha producido el entorno ni nosotros mismos, sino que provienen de nuestro cerebro.

¿Cuáles son sus causas?

Como acabamos de ver, las causas pueden ser reales al hablar de que el zumbido en el oído se produce por el mal funcionamiento de alguna de nuestras partes internas, sobre todo a nivel cerebral, auditivo o vascular o simplemente pueden estar producidos, sin causa aparente, por el cerebro.

En muchos de casos, los zumbidos se empiezan a percibir después de que ocurra un episodio “fuerte” relacionado con los oídos o el cerebro. Algunos son movimientos bruscos, taponamientos, golpes, distintos cambios de presión, infecciones fuertes de oído, sobreexposición a antibióticos…

Por supuesto, la exposición a un elevado número de decibelios -por encima de 85 dB- durante un tiempo prolongado hace que empiecen a zumbarnos los oídos.  La prueba la tenemos en el día siguiente de salir a una discoteca. Este zumbido es temporal, desaparece a las pocas horas. Sin embargo, se puede volver crónico.

La fiebre el heno y la sinusitis también pueden derivar en esta patología tan incómoda.

¿Cuáles son sus síntomas?

El síntoma primero y principal es la percepción de los zumbidos. Cuando estos son difíciles de soportar, derivan en:

sintomas-zumbido-en-el-oido

  • Pesadillas.
  • Insomnio.
  • Pérdida de la concentración.
  • Fatiga.
  • Miedo o temores a situaciones que no deberían provocarlo.
  • Bruxismo.
  • Tensión de los músculos cervicales.
  • Tensión de los músculos maxilares.
  • Hiperacusia.
  • Depresión.
  • Ansiedad.

Estos síntomas no los produce el zumbido en el oído sino el malestar que produce el estar escuchándolos sin quererlo.

¿Cómo prevenirlo?

A pesar de que no es algo que la sociedad se preocupe en prevenir, pues no consideramos que el umbido de oído pueda aparecer repentinamente, sí podemos hacer algunas cosas para prevenirlo.

Por ejemplo, empezaremos por evitar exponernos a ruidos altos: conciertos, explosiones, prevencion-zumbido-en-el-oidovuelos a motor, obras… Dejando una distancia considerable con la fuente de sonido y/o poniéndonos tapones de calidad.

Incluye gran cantidad de minerales como el zinc, el potasio, el hierro y el magnesio así como taurina y espirulina en tu dieta.

Por último, también es interesante evitar algunos fármacos considerados tóxicos para el oído así como tomar medicamentos preventivos, siempre que nuestro Doctor Carlos Magriñá así lo prescriba.

¿Cómo se diagnostica?

En nuestra consulta médica realizamos todo tipo de pruebas que descartan infecciones y presencia de material que puedan estar presionando o modificando la audición.

Si no es el caso, buscamos la existencia de un trauma acústico. Después. Realizamos la llamada prueba de potenciales, una audiometría, tomografías, una resonancia magnética, pruebas de equilibrio, un timpanograma, test de salud auditiva, análisis de sangre, pruebas de emisiones acústicas. Estas y muchas otras nos servirán, como hemos dicho, para descartar enfermedades, afecciones y patologías y para poder encontrar y diagnosticar sabiamente el zumbido.

Tratamiento para el zumbido en el oído

Si el zumbido en el oído proviene de una causa física, lo primero y principal es tratarla.

Si no, y como suele ocurrir en muchos de los casos, hemos de decir que, desgraciadamente, esta patología puede no tener cura definitiva. Podemos hacer que los sonidos remitan durante un tiempo o baje su intensidad, pero pueden volver a darse.

tratamiento-zumbido-en-el-oido

  • Fármacos: Algunos medicamentos alivian parte de los zumbidos, y muchas veces los hacen desaparecer. Sin embargo, esto no ocurre siempre ni funcionan en todas las personas.
  • Aparatología: Si se sufre de zumbidos constantes y muy molestos se puede optar por colocarse un dispositivo emisor de sonidos a bajo nivel, disimulando el zumbido..
  • Terapia psicológica y conductual: Existen muchos tipos de tratamientos tanto conductuales como psicológicos para tratarlo. Estos te enseñan a sobrellevar la percepción de este sonido, a que no te moleste tanto, a que mejore tu calidad de vida “ignorándolo”.
  • Ruidos tapadera: Se utilizan  para cambiar el zumbido en el oído por sonidos que nos agraden, como música o grabaciones de la naturaleza.

Sea como sea, el tratamiento para el zumbido en el oído lo debe prescribir un médico especializado. Si usted sufre esta desagradable situación, le animamos a que nos visite en Paseo de la Bonanova 69 Planta 6. También nos puede contactar utilizando este formulario. Atenderemos su caso encantados y a la mayor brevedad, resolviendo todas sus dudas.